viernes, 28 de noviembre de 2008

La "primera" maldad-maldad del Camilo

El lunes cociné abundante guiso de zapallito italiano, de manera que comimos de él ese lunes en la noche y el martes a la hora de almuerzo. Hay que decir que este guiso le gusta al Camilo, pero no en demasía. Por lo tanto, al día siguiente al almuerzo, lo acompañamos con arroz, que sí es una de las comidas favoritas del Camilo. Y por supuesto pasó lo que iba a pasar: el Camilo se comió todo el arroz, y dejó la mitad del guiso. Yo le dije:


- Bueno, Camilo, si no quieres más, no importa, podemos guardarlo para que te lo comas hoy o mañana en la noche.


Dicho esto, yo saco un tiesto para guardar, pongo ahí el resto de guiso, y lo meto al refrigerador. Todo a ojos vista del Camilo.


El resto del día martes transcurre normalmente. Luego en la noche, al ordenar un poco la cocina, veo que el tiesto con el guiso que yo había guardado estaba vacio sobre el mesón. Entonces le pregunto al Rodrigo:


- "¿Y esto? ¿Tú te lo comiste?"

- "No. Vino el Camilo, lo sacó del refrigerador y vació el tiesto, botando el guiso a la basura. Me dijo que estaba malo."

Y ambos quedamos ¡plop! La primera maldad tramada del Camilo.

1 comentario:

Camila dijo...

Pero que vivo ese niño! Si tiene del año que le pidan! Me rei bastante en todo caso con la desfachates por no decir otra cosa. Me pregunto que explicacion dio cuando le preguntaste que habia sucedido? Y eso que el guiso de zapallito italiano a mi me gusta bastante, aunque es poco desabrido en realidad...
Besos a Camilo y Gaspar.